Es una caída de agua de 25 metros de altura, colindante a Las Siete Tazas, visible desde miradores instalados en medio de los senderos. También es posible acceder al salto para practicar natación, aunque para ello se debe recorrer un sendero entre grandes rocas.